Camino de Santiago en Bicicleta

Pablo López | Camino de Santiago

En esta ocasión tenemos el testimonio de Pablo, también conocido como “Piko” o el Sr. Presidente de la Peña el Carrito, quien nos relata sus peripecias recorriendo el Camino de Santiago en bicicleta junto a otros célebres carriteros. Algunos de ellos son Lolo Camba el alpinista, Frano el exiliado o Monfort el pescador (como podéis comprobar en nuestro vídeo de presentación):

rodando-peqOcho miembros de la Peña El Carrito, aficionados a montar en bicicleta, decidimos hacer el Camino de Santiago el pasado mes de agosto de 2012. Algunos de nosotros ya lo hicimos andando anteriormente por lo que ya teníamos ciertas nociones sobre el espíritu del Camino; no obstante, queríamos vivirlo desde las dos ruedas.

El primer día, salimos de Torrelodones dirección a Ponferrada. Cuando llegamos era ya de noche, sin embargo, decidimos comenzar el camino inmediatamente, ya que todos nosotros pensamos que es una gozada montar en bici en verano a esas horas (por este motivo, también hacemos en ocasiones alguna ruta nocturna por la sierra madrileña).

Aunque parezca un sufrimiento hacer más de 200km montado en una bicicleta de montaña mientras subes y bajas montañas cargados con alforjas y mochilas, la experiencia dice todo lo contrario. Todos los que fuimos guardamos un grandísimo recuerdo. Vivimos momentos de sufrimiento subiendo puertos interminables (como el de “O Cebreiro”), algunos de peligro, con bajadas eternas llenas de piedras, aunque afortunadamente también hubo tiempo para la relajación, como cuando estuvimos descansando en la orilla de un rio o “de paseo” en los tramos llanos. Pero lo que sin duda acompañó todo el viaje fueron los impresionantes paisajes que ofrece Galicia y del valor humano de sus habitantes.

bicisPorque lo mejor del Camino es, sin duda, la gente con la que te cruzas. Todo el mundo tiene el mismo espíritu sea peregrino o lugareño. Un gesto que lo demuestra es que la gente se saluda sin conocerse cuando se cruza (el saludo suele ser “buen camino” o “bon camiño”). Nunca falta el apoyo y la ayuda en todos los sentidos; aunque lo empieces solo, siempre estás acompañado.

Pero no hay nada comparable al momento en el que entras en la Plaza del Obradoiro en Santiago de Compostela. Una sensación indescriptible que aúna la felicidad de conseguir el objetivo marcado con la pena de que ya no habrá más etapas. A partir de ahí, nadie puede escapar al encanto del Casco Viejo y ni rechazar la tentación de pasar unos días disfrutando de las Rias Baixas, de su comida, de sus Islas Cíes, de sus playas de arena fina y agua cristalina, de los impresionantes montes…

En resumen, una de las cosas que se deben hacer en la vida es, sin duda, vivir la experiencia del Camino de Santiago, ya sea andando, en bicicleta o a caballo.

¡Bon Camiño!

obradoiro

Comparte el artículo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *